viernes, 3 de diciembre de 2010


Esta tarde viajo a una vereda cercana a Bogotá, con un clima medio, mucho verdor, montañas y bellos paisajes.
Mi tierra está azotada por las torrenciales lluvias, muchos pueblos han sido invadidos por las aguas y miles de personas han perdido la vida y otras se quedaron sin hogar.Sus animales de trabajo y los cultivos arrasados por la fuerza de la naturaleza.
Amo la naturaleza pero también le temo, cuando sus fuerzas se salen de control nada las detiene, llevando a su paso, como la guerra, el palpitar de la vida.
Hasta cuando, no se
Calmate cielo
no desbordes sobre la tierra
tu arrasadora furia
Deja pasar el sol
sobre los campos
y que la vida floresca
Cielo azul
dile adios a las nubes
ahuyéntalas
allende de los mares
las montañas y los valles

5 comentarios:

Estrella del mar dijo...

Un ruego una imploración para calmar el furor de la naturaleza
S.M.T

poemsia dijo...

Hola amiga querida
Si necesitamos muchas oraciones para que el cielo se trague sus lágrimas. La mayoría del territorio del país está anegado.
Cómo estás tu, un abrazo inmenso

Juliana Gómez Cordero dijo...

Muy emotivo el sentido de tu plegaria;muy bonita la forma de escribirlo.
Yo respeto a la naturaleza y comprendo las adventencias de sus furias.¿Alguna vez obedeceremos sus leyes para calmarla?
Afectuosos saludos.
Juliana

poemsia dijo...

Queridas amigas
Después de tanto tiempo continua la ola invernal, cada día al abrir los ojos me entero de una nueva tragedia, un deslizamiento, una avalancna, los ríos salidos de cauce llevandose todo a su paso.
Y quién tiene la culpa de esto?
Nosotros que hemos acabado con el ecosistema sin misericordia
Un abrazo

poemsia dijo...

A mis amigos y amigas dedico este poema
Para recordar que fuimos niños.
INFANCIA
Amanecer que no vuelve
la risa de los árboles
el canto de la aurora
el grito de la noche
Agua alocada
jugando con las piedras
Párpados en desvelo
adivinando duendes
Perseguir mariposas
arrullar plumajes
Acostarse en la yerba
mirando en los azules
el mundo dando vueltas